Cuentan que los Sabios Kabalistas se serví­an en la antigí¼edad de un "espejo" siguiendo las enigmáticas e inquietantes enseñanzas de Salomón, hijo de David, gran conocedor de Ciencias Ocultas y de Mágica y Ancestral Sabidurí­a.
El espejo se realizaba en un periodo de tiempo natural de 48 dí­as, y se debí­a comenzar en una Luna Nueva hasta el siguiente plenilunio. Esta era una de las constantes e indispensables condiciones. En este espejo se veí­an (y se ven amable visitante) todas las cosas ocultas que uno deseara ver, si esta era la voluntad de los espí­ritus superiores.
Durante el tiempo de la construcción no se debí­a cometer ningún mal pensamiento y se tení­an que hacer muchas obras de piedad y misericordia.
El escrito del pergamino continuaba así­:
Se tomara una placa reluciente y bien pulimentada de acero y se escribirá encima de ella en los cuatro extremos estos nombres por este orden de izquierda a derecha (de los cuatro extremos)
Jehová
Eloim
Mitraton
Adonai

Luego se pondrá dicha lamina de acero en un lienzo muy limpio, blanco y nuevo, y a primera hora después de ponerse el sol, hay que acercarse a una ventana y mirando al cielo y a la luna exclamar con fervor:
¡Oh, Rey eterno y universal!
Tu, que dominas sobre todas las cosas
y conoces todos los misterios, dí­gnate concederme el don
de la mirada que todo lo ve, y haz que se digne
el ángel Azrael aparecérseme en este espejo.
Luego hay que tener dispuestos carbones nuevos, hechos con madera de laurel y encendidos, se arrojara sobre ellos por tres veces un buen perfume, exclamando de nuevo:
En este, por este y con este espejo
pienso y deseo ser sabio
por la voluntad suprema
y por la mediación del angel de luz
Azrael
Luego esta invocación se repetirá tres veces, al arrojar el perfume tras lo cual se soplara sobre el espejo y se dirá:
Ven Azrael, y complácete en hacerme compañí­a
en el nombre del que todo lo puede y lo ordena
con infinita sabidurí­a.
Elevar los ojos al Cielo y decir:
Oh Espí­ritu Supremo que pones en concertado movimiento
todas las cosas, oye mis votos, seate agradable mi deseo
Ordena a Azrael que comparezca en este espejo
Y llenaras de satisfacción a tu siervo que te bendice a Ti
que reinas excelsamente por todos los siglos de los siglos
Amen.

Una vez recitadas estas invocaciones, se pondrá la mano izquierda sobre el espejo, y se extenderá la derecha sobre el espacio infinito. Se repetirá esta ceremonia durante cuarenta y ocho dí­as, al fin de los cuales, o acaso antes, se aparecerá el angel Azrael, bajo la figura de un niño muy hermoso. Entonces se le puede pedir lo que se desee, que os lo mostrara el espejo mágico…

SITIOS RECOMENDADOS PARA VISITAR

1. ALIMENTOS PARA EL ALMA

2. AMULETOS Y TALISMANES

3. COCINA COLOMBIANA

4. DECRETOS POSITIVOS

5. EL TAROT DE MARSELLA

6. LA MAGIA DE LAS VELAS

7. ORACIONES DE MAGIA

8. PODEROSA POMBA GIRA

9. PROFESORA GRAHASTA

10. RITUALES DE MAGIA BLANCA

11. TUS DESEOS CUMPLIDOS

12. EL ESOTERISMO

13. LIBROS ESOTERICOS

14. COCINA VENEZOLANA

15. LOS SUEÑOS

16. PIEDRAS MAGICAS Y ESOTERICAS

Deja tu comentario

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like