padre sin cabeza Kilómetros al Sur de la actual Ciudad (en las faldas del volcán Momotombo), alentados por su
madre doña Marí­a de Peñalosa, los hermanos Hernando y Pedro, hijos del segundo gobernador
de Nicaragua don Rodrigo de Contreras, planearon la muerte del primer Obispo en tierra
firme fray Antonio de Valdivieso, defensor de los Indios contra la crueldad de los
encomendadores y moderador de las ambiciones de los funcionarios y el clero. Fue asesinado a
puñaladas a mano del fiero capitán Juan Bermejo. Con la muerte de este religioso, el primero
cometido en América, los asesinos se repartieron la provincia, su población, los objetos de
valor y las joyas episcopales del Obispo.
Después de este crimen, que llenó de indignación y de malos presagios a todos los
creyentes, aparece una leyenda que refiere, que durante los primeros años de la existencia de
la ciudad de León Viejo, el padre de su iglesia fue decapitado de un solo machetazo en el atrio
de su mismo templo, por dos poderosos hermanos, y que su cabeza habí­a rodado hasta la orilla
del lago Xolotlán, donde se sumergió dando origen a una inmensa ola que se levantó sobre la
superficie y avanzó hacia la ciudad, cada vez más grande y fuerte, llegando a reventar donde
habí­a sido asesinado el religioso y sepultando a la ciudad.
Pasado este hecho devastador, los indí­genas empezaron a ver en los atrios de las
iglesias y en las calles solitarias de los pueblos, un bulto negro que se protegí­a bajo el peso de
la lúgubre oscuridad. Con el paso del tiempo algunos moradores se dieron cuenta que la
aterradora y sombrí­a aparición era nada menos que un padre sin cabeza.
Los que lo han logrado ver cuentan que el padre sin cabeza lleva sotana y zapatos
negros, en la cintura prende un cordón del que cuelga una pequeña campana, la que hace sonar
mientras avanza y en el cuello porta un rosario.
Refiere la leyenda que el padre sin cabeza camina penando por el mundo, visitando los
templos de las diferentes ciudades, rezando las letaní­as o el rosario, buscando su iglesia y su
cabeza. Algunos refieren que el padre aparece solo el Jueves y el Viernes Santo, para visitar
las iglesias y que cuando se encuentra frente a cualquiera de ellas hace reverencia en la
puerta del perdón.
El origen de esta leyenda entre la población indí­gena sea posiblemente debido a que su
sencillez y religiosidad no les permitió asimilar el crimen de un sacerdote enérgico protector
de los oprimidos, para dar paso a la crueldad, la miseria y la esclavitud impuesta por los
conquistadores.

 

 

RECOMIENDA ESTA PAGINA A TUS CONTACTOS Y AMIGOS

 

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com

VOTA CADA DIA POR MI PAGINA WEB EN OJO MISTICO, ASI ME AYUDARAS A ESTAR EN LAS PRIMERAS POSICIONES
 

Deja tu comentario

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like