EINSTEIN Cuando Albert Einstein murió el 16 de abril de 1955, el doctor Thomas Harvey fue encargado a ocuparse del cadáver que iba a ser incinerado.

Sacó algunos órganos del cientí­fico para su estudio y descifrar las causas de la muerte, entre ellos, su cerebro. Cegado por la curiosidad, se guardó este órgano para sí­ y lo conservó en lí­quidos especiales, entregándoles el resto del cuerpo a la familia sin que decirles nada de lo que habí­a hecho.

Albert Einstein Harvey tení­a la intención de robar el cerebro de Einstein para estudiarlo. Cuando se conoció el escándalo, la suerte de Harvey pendió de un hilo hasta que la familia del genio le permitió seguir con sus investigaciones.

Pasó un tiempo hasta que la comunidad cientí­fica le pidió a Harvey resultados de sus estudios, pero no tení­a respuestas a sus preguntas simplemente porque éstos nunca se habí­an realizado. Sabiendo que nuevamente corrí­a peligro, desapareció.

No se supo nada de él hasta que viajó en busca de la nieta de Einstein para devolverle el cerebro robado y así­ volver a su vida normal. Actualmente este órgano está bien cuidado en la Universidad de Princeton.

 

OTROS MISTERIOS Y ENIGMAS

· Abraham Lincoln y Jhon F. Kennedy – Misterio de su vida y muerte

· El Arca de Noé

· El Auto de James Deán

· El Caballo de Troya

· EL ENIGMA DE HERAKLEION

· El Enigma de las Ví­rgenes Negras

· EL ENIGMA DE SHAMBHALA

· El Manto de Turí­n

· La Atlántida

· LA CALAVERA DE CRISTAL

· Misterios de Egipto

· Misterios de Grecia y Roma

· El Triangulo de las Bermudas

· Los Ovnis de Aurora

Deja tu comentario

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Las Gemelas

Eran dos hermanas que se llevaban muy bien, nunca se peleaban ni discutí­an, pero por razones de trabajo…