Sabía que el trabajo más difícil del hogar lo hacen las madres dinos porque | DHABLOG.COM Sabía que el trabajo más difícil del hogar lo hacen las madres dinos porque

Imagen cortesia de pixabay

Las madres que se quedan en casa tienen el trabajo más difícil

Ya sea que trabajes fuera del hogar o seas una madre que se queda en casa, ama a tu hijo y encuentra alegría en criarlos. Todos los padres trabajan duro, pero las madres que se quedan en casa parece tener el trabajo más exigente de todos.

Te Puede Interesar: Propiedad y beneficios del TE de cedro o Hierba Luisa en tu salud

Decir que las madres que se quedan en casa tienen el trabajo más desafiante, no es restar importancia a las experiencias de las madres que trabajan, pero las que trabajan tienen una ventaja sobre las que optan por quedarse en casa con sus hijos.

Esto tampoco minimiza lo duro que trabajan los padres, ya sea en casa o en sus carreras. Sin embargo, estamos siguiendo los datos, específicamente con respecto a las madres que se quedan en casa. Muchos somos padres que trabajamos y reconocemos que la crianza de los hijos puede ser un desafío para todos.

Te Puede Interesar: Descubre ¿Por qué Marte revela qué tan hábil eres en la cama?

Los niños son bendiciones y ofrecen mucho amor y afecto, pero también requieren mucho cuidado. Para las madres que se quedan en casa, la responsabilidad recae únicamente en ellas sin tregua.

Si bien a la mayoría de las madres que se quedan en casa les encanta su papel, aún puede pasar factura. Es un trabajo estresante del que no puede tomarse un descanso, ya que requiere alimentar a los hijos, bañarlos, cambiarlos, limpiarlos, calmarlos y más. Quedarse en casa con tu bebé es gratificante y maravilloso, pero eso no disminuye la cantidad de trabajo que requiere la maternidad.

Las personas que no se han quedado en casa con sus hijos a veces asumen falsamente que es un trabajo fácil, pero eso está lejos de la verdad. Estudios muestran que una madre que se queda en casa tiene el trabajo más desafiante, a pesar de las suposiciones falsas. Las mamás que se quedan en casa para cuidar a sus hijos no descansan de la energía emocional, mental y física que requiere.

10 razones por las que las madres que se quedan en casa tienen el trabajo más difícil

Te Puede interesar: Quieres saber Cómo saber si tienes habilidades sobrenaturales, según tu carta natal

Ha habido un debate de larga data sobre si una madre que se queda en casa o una madre que trabaja tiene un trabajo más difícil. Sin embargo, un estudio ahora muestra que las mamás que se quedan en casa ganan la discusión. El estudio indicó que los padres que se quedan en casa están más estresados ​​que los padres que trabajan.

Este estudio involucró a 1,500 padres de una variedad de campos profesionales. Mostró que incluso los padres que trabajan dejaron de juzgar a los padres que se quedan en casa después de tener un hijo propio. Más de la mitad de los participantes dijeron que tener un bebé fue difícil, incluso si tenían un gran sistema de apoyo.

Te Puede interesar: Descubre el significa del numero 8, logros y éxito, según la numerología

Para las madres que se quedan en casa, la mayor parte de la crianza de los hijos está en ellas solas. Si bien es una bendición tener ese tiempo con su hijo, no lo hace más fácil. Algunas de las razones por las que es el trabajo más difícil incluyen:

1. No hay salario ni prestaciones de salud para la ama de casa

Las amas de casa trabajan las 24 horas del día, pero no les pagan nada. Incluso los padres que trabajan y no disfrutan de su trabajo reciben un sueldo, pero una madre que se queda en casa no puede decir lo mismo. Los padres que se quedan en casa nunca dejan de trabajar y hacen muchos trabajos a la vez.

2. La madre que se queda en casa no puede decir que no

En un trabajo regular, los empleados pueden hablar por sí mismos si se les pide que hagan algo que no está en la descripción de su trabajo. Sin embargo, los padres que se quedan en casa no pueden decir que no a ninguna tarea porque son los únicos que están allí para hacerla. No importa cuán asqueroso o complejo sea el trabajo, el cuidador principal tiene que lidiar con él.

Te puede interesar: Según explica Jung el impacto de la realidad sobre la Vida

3. No tienen descansos

Cuando un padre se queda en casa con los niños, no pueden tomar descansos cuando lo desean. En cambio, dedican cada momento a hacer cosas en la casa o programar citas. Terminan haciendo múltiples tareas y tratando de hacer todo antes de preparar la cena.

Incluso cuando una madre que se queda en casa va al baño, por lo general no lo hace sola. Sus hijos los seguirán en el baño o se sentarán afuera de la puerta esperándolos. Además, también tienen que almorzar mientras trabajan.

4. El arduo trabajo de una madre que se queda en casa pasa desapercibido

Incluso cuando los padres que se quedan en casa hacen todo lo posible, su arduo trabajo a menudo pasa desapercibido. Sus pequeños no notarán todo el arduo trabajo que realizan y, a veces, su cónyuge tampoco. No hay posibilidad de reconocimiento, una bonificación o un aumento como en un trabajo regular.

5. Otras personas asumen que no es un trabajo real

Si bien las opiniones de otras personas no deberían importar, no ayudan a facilitar las cosas. Las personas que no tienen hijos asumen que quedarse en casa para cuidarlos no es un trabajo real. Algunos padres que trabajan incluso tienen la suposición falsa, lastimando a las mamás que lo hacen todo.

Todos los padres tienen trabajos exigentes y no es justo asumir que alguien que se queda en casa no hace nada. Quedarse en casa significa criar humanos para que se conviertan en miembros funcionales de la sociedad, un trabajo que no permite muchos errores. No hay trabajo más real que el que prepara a los niños para interactuar con el mundo que los rodea.

6. No pueden comer un almuerzo ininterrumpido

Te puede interesar: Descubre Cuáles son tus fortalezas y debilidades, según tu número de vida

Los empleadores regulares legalmente tienen que proporcionar un descanso para el almuerzo para los empleados de tiempo completo. Sin embargo, cuando tu hijo es tu jefe, no siguen los mismos estándares. Muchas veces, las mamás terminan almorzando de pie en la cocina y no terminan antes de que se enfríe.

A los niños no les importa si quieres almorzar si necesitan algo. Claro, puedes enseñarles a respetar tus horarios de comida, pero eso no funciona con todos los niños, específicamente con los bebés y los niños pequeños. Incluso los adolescentes interrumpirán y esperarán que su madre deje de hacer lo que están haciendo.

7. Suelen sufrir aislamiento social

Los estudios muestran que la presión social está causando que las mamás pasen demasiado tiempo con sus hijos, invocando el aislamiento social. Las amas de casa pasan todo el día con sus hijos, luego se sienten culpables por dejarlos por la noche o los fines de semana. Después de un tiempo de poca o ninguna interacción con los adultos, el aislamiento social se activa y deja a la madre sintiéndose deprimida.

Cuando las mamás están siempre con sus hijos, esto dificulta su bienestar emocional. Los adultos necesitan tiempo para pasar lejos de sus hijos, ya sea en el trabajo o no. La maternidad no puede ser la única forma en que se definen.

Te Puede interesar: Conoce el significado de soñar que te contagias de coronavirus

Las personas que trabajan fuera del hogar pueden quejarse de las historias de sus compañeros de trabajo, pero al menos pueden interactuar. Además, tienen la oportunidad de discutir sus intereses con personas que pueden entenderlos. Puede que no parezca gran cosa, pero tener la oportunidad de ser adulto es una bendición.

8. La crianza de los hijos a tiempo completo tiene un costo emocional

Si bien puede ser difícil tratar con un jefe normal, generalmente debes seguir algunas reglas profesionales. Hay cosas que no pueden hacer ni decirte, y puedes conversar sobre cualquier problema que surja. Sin embargo, las amas de casa se ocupan de criar niños todo el día y a veces a ellos no les importa cómo te hacen sentir.

Si bien un padre sabe que su hijo no quiere decir las cosas hirientes que dice, aún puede afectarlo. Las amas de casa tienen que aguantar el mal día de sus hijos sin tomarse un descanso de las rabietas y la ira. Después de un tiempo, comienza a desgastar su corazón.

Los estudios muestran que las madres que se quedan en casa sufren de depresión, tristeza, ira y culpa con más frecuencia que otras madres. El 26% de ellos repitió sentir tristeza el día anterior y el 50% sintió un estrés abrumador. Parte del dolor y la ansiedad provienen de las rabietas, pero también contribuyen muchas otras cosas.

9. Las madres que se quedan en casa siempre son objeto de escrutinio

Las amas de casa siempre se sienten examinadas por todos los que las rodean. Si el médico dice que algo no está bien con su hijo, se siente juzgada. Del mismo modo, si los maestros, los asesores en lactancia y los expertos cuestionan lo que hacen, se siente como una revisión de desempeño. Siempre hay otras maneras de hacer las cosas como padre, lo que hace que las mamás sean examinadas sin importar cómo lo hagan.

Además, su revisión de desempeño involucra la forma en que están criando a su hijo, lo que lo hace aún más personal. La gente siempre les hace sentir que no están haciendo su trabajo lo suficientemente bien.

10. Una madre que se queda en casa siempre se pone en último lugar

Todos los padres hacen sacrificios, pero una ama de casa lo hace sin parar, todo el día. Toda su vida gira en torno a su hijo, por lo que es imposible ponerse a sí mismos en primer lugar. Las mamás planifican su mañana para adaptarse a los horarios y hábitos de sus hijos.

Luego, la ama de casa elabora una estrategia para la noche antes de que puedan irse a la cama por la noche. La planificación de su tiempo en torno al horario de otra persona tampoco se detiene en ningún momento del día.

Cuando es la hora del almuerzo, no pueden seguir adelante y comer, sin importar cuán hambrientos estén. Las mamás primero tienen que asegurarse de que todos los niños coman, y luego será el momento de limpiarlos antes de que la mamá pueda comer.

Si una madre que se queda en casa tiene algo en lo que debe concentrarse, debe descubrir cómo hacerlo mientras cuida a los niños. Para muchas madres que se quedan en casa, averiguar cómo hacerlo significa reducir esas tareas a un pequeño lapso de tiempo.

Las madres que se quedan en casa incluso comparten sus cuerpos mucho después de que el niño sale del útero. Los niños tienden a colgarse de sus madres y tirar de ellas sin parar. No importa lo que esté haciendo el padre, el niño estará junto a él o bajo sus pies todo el tiempo.

El lado positivo de ser una mamá que se queda en casa

Si bien hay muchas razones por las que una madre que se queda en casa tiene el trabajo más difícil, sigue siendo una bendición. Los estudios muestran que los niños que tienen un padre en casa obtienen mejores resultados en la escuela, se comportan mejor y experimentan menos estrés. Estos niños también exhibieron menos agresión que los niños que van a la guardería.

Información de: lavidalucida.com

Sigue Leyendo

🤞 ¡No te pierdas estos consejos!

¡No hacemos spam! Más información en nuestra [link]política de privacidad[/link]